Consejos Mantenimiento

Aquí os presentamos algunos consejos para que vuestro suelo de madera o laminado tenga una mayor duración con un aspecto como el primer día.

Humedad

Es la principal enemiga del parquet. Provoca que se pongan negras las juntas y en el peor de los casos, que se comben las tablas y se levanten.

Por ello hay que evitar fregar con mucha agua y recoger rápido los líquidos que caigan al suelo.

Existen diferentes productos para favorecer la evaporación más rápida del agua.

Elementos que perjudican el acabado del suelo

Arenillas, piedras, elementos punzantes…

Es un aspecto que se arregla fácilmente adquiriendo el hábito de cambiarnos de calzado al llegar a casa, o poniendo un felpudo en la entrada.

En las sillas y mesas, recomendamos poner fieltro para evitar arañazos imprevistos.

Los suelos laminados son mucho mas resistentes a los roces y abrasiones, aunque si se estropean por un golpe contundente o una abrasión excesiva, no se pueden recuperar, hay que cambiar la tabla.

Sol

El parquet de madera siempre se tonifica, es decir, adquiere otro color, oscureciéndose al estar expuesto al sol.

Las cortinas son unas buenas aliadas para protegerlo.

En el caso de los suelos laminados, y ser un producto artificial, su acabado no se ve afectado por el sol.

Limpieza

Como ya hemos comentado anteriormente, tanto en un suelo como en otro, utilizar el aspirador o una mopa húmeda y posteriormente fregar con agua mezclada con jabón abrillantador para madera o suelos laminados con la fregona muy escurrida.